Nuestra Biblioteca

La biblioteca “Samuel Ramos”, actualmente, está conformada por tres áreas, dos de ellas se encuentran en el edificio principal de la Facultad de Filosofía y Letras, ahí se alojan los acervos de libros, revistas, mapas y videos. La tercera está ubicada en el edificio “Adolfo Sánchez Vázquez (ASV)”, ahí se alojan los materiales de Fondo Reservado y Colecciones Especiales.

Misión: Apoyar las actividades académicas de la Facultad de Filosofía y Letras: de formación, investigación y difusión de la cultura, por medio de sus colecciones y servicios de información.

Visión: Ser el referente en la búsqueda y recuperación de información en el ámbito de las Ciencias Sociales y Humanidades.

Objetivo: Satisfacer las necesidades de apoyo documental de los académicos y estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, en las tareas de docencia e investigación; en la áreas, disciplinas y modalidades establecidas, así como proporcionar servicios de información bibliohemerográfica y difusión de información sobre los acervos que la integran. Asimismo la conservación, protección y actualización permanente de los mismos.

 

Historia


La Biblioteca Samuel Ramos fue inaugurada el 6 de octubre de 1959, en el marco de un homenaje al filósofo mexicano autor de “El perfil del hombre y la cultura en México”: Samuel Ramos. En ese homenaje, cuyas actividades comenzaron el 18 de agosto y terminaron el 16 de noviembre de ese año, participaron figuras intelectuales de la filosofía y cultura mexicana de la segunda mitad del siglo XX como Adolfo Sánchez Vázquez, Miguel León Portilla, Edmundo O’Gorman, entre otros.

En ese homenaje también participaron: Ricardo Guerra, Emilio Uranga, Leopoldo Zea y Luis Villoro, que tan sólo unos años antes habían formado parte del grupo más importante de la historia de la filosofía en México, el grupo Hiperión.

El grupo Hiperión, cuya labor dirigió entorno al proyecto de crear una filosofía de lo mexicano, existió entre 1948 y 1953, y estuvo integrado por Jorge Portilla, Joaquín Sánchez McGregor, Salvador Reyes Nevares y Fausto Vega.

Sin embargo, tratar el tema de la filosofía de lo mexicano ciertamente no fue una aportación original del grupo Hiperión.

Antonio Caso, José Vasconcelos y el mismo Samuel Ramos habían abordado el tema con anterioridad. Samuel Ramos, adelantándose a los conatos de ontología mexicana de sus alumnos del grupo Hiperión, en su libro El perfil del hombre y la cultura en México hace un análisis de la psicología del mexicano y postula la existencia de un complejo de inferioridad que le es común a los mexicanos. Así, entonces, la biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras, cuyos orígenes pueden rastrearse hasta al menos 1911 en la Escuela de Altos Estudios, terminó adoptando el nombre de “Samuel Ramos”, e incorporó a su acervo sus 1,000 volúmenes de Historia de la Filosofía en México. Desde entonces, la Biblioteca ha incorporado materiales documentales, que actualmente suman más de 300 mil volúmenes, en temas humanísticos: Artes, Bibliotecología y Archivonomía, Bioética, Geografía, Historia, Filosofía, Filología, Letras, Literatura, Pedagogía, Teatro, entre otros. A través de su historia, el acervo ha estado alojado en distintos inmuebles dentro de la Facultad de Filosofía y Letras hasta que en abril del año 1995 se inauguró el edificio actual.

El edificio que alberga la Biblioteca Samuel Ramos, se inauguró el 27 de abril de 1995, por el Rector José Sarukhán.

El nuevo inmueble, cuyo proyecto es obra del arquitecto Antonio Recamier, fue construido en el estacionamiento que se encontraba a espaldas de la Facultad de Filosofía, a un costado del circuito vial, y es la primera obra financiada por el programa UNAM-BID. La construcción consta de dos plantas con un área de dos mil 507 metros cuadrados, a la que, si se suman los mil 600 de la antigua biblioteca, se convierten en más de tres mil 500 metros cuadrados.

El 21 de septiembre de 2016, las autoridades de la Facultad inauguran el Foro Experimental “José Luis Ibáñez” y junto con el, en el mismo edificio se inaugura la tercer área de la Biblioteca, con la finalidad de albergar el Fondo Reservado y de colecciones particulares que han sido donadas por diversas personalidades del mundo académico.